Extracto de los Diarios de Juan Wesley

DIARIO | Año 2 N° 15

La lectura de sus Obras, Sermones, Cartas y su Diario, son parte de la herencia metodista un “evangelio integral” para nuestra edificación personal y comunitaria.

De su Diario extraemos:

Martes 8 de marzo de 1743.

En la tarde prediqué en un lugar llano de los terrenos comunes cerca de Chowdean. Me encontré que habíamos llegado al norte de Kingswood.

Veinte o treinta niños desenfrenados corrían alrededor nuestro tan pronto como llegamos, mirándonos con asombro. No se podía decir de ellos si estaban propiamente vestidos o desnudos. Uno de los más grandes, (una niña como de quince años), tenía un pedazo de frazada sucia y harapienta que de cierta manera le colgaba a un costado. Sobre la cabeza tenía una especie de gorra de la misma tela y color. Mi corazón se enterneció sobremanera por ellos.

Parecían como si me hubieran tragado con gusto, especialmente mientras les explicaba estas palabras: «Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados.

La selección de los párrafos de los textos fueron elegidos teniendo en cuenta varios criterios (temática, extensión, contenido del mensaje, impacto en el lector, etc.) sin embargo no excluyen cierta cuota de arbitrariedad difícil de evitar, por lo cual pedimos disculpas por anticipado.

Anuncios

2 thoughts on “Extracto de los Diarios de Juan Wesley

  1. Veinte o treinta niños desenfrenados corrían alrededor nuestro tan pronto como llegamos, mirándonos con asombro. No se podía decir de ellos si estaban propiamente vestidos o desnudos.Mi corazón se enterneció sobremanera por ellos.
    Parecían como si me hubieran tragado con gusto, especialmente mientras les explicaba estas palabras: «Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados.
    Haber irrumpido en el apacible de estos niños donde quizás la monotonía -el común denominado, esta situación los ponía en una “mirilla distinta” a la de todos los días, y de ahí el asombro de estos niños, que lejos estaban de lograr entender ese momento.
    Y se produce la comunicación reciproca hasta lograr escucharlo.
    «Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados.

    Me gusta

  2. Veinte o treinta niños desenfrenados corrían alrededor nuestro tan pronto como llegamos, mirándonos con asombro. No se podía decir de ellos si estaban propiamente vestidos o desnudos.
    Parecían como si me hubieran tragado con gusto, especialmente mientras les explicaba estas palabras: «Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados.
    Al irrumpir en su apacible lugar los niños observan hasta el punto de prestar atención a las palabras:
    «Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s