Extracto de Los Diarios de Juan Wesley

DIARIO | Año 2 N° 16

La lectura de sus Obras, Sermones, Cartas y su Diario, son parte de la herencia metodista un “evangelio integral” para nuestra edificación personal y comunitaria.

De su Diario extraemos:

Domingo 2 de diciembre 1743.

Estuve con dos personas que creían que estaban salvos de todo pecado. Sea así o no, ¿por qué no podemos regocijarnos en la obra de Dios, siempre que esta salvación haya sido incuestionablemente forjada en ellos?

Por ejemplo. Le pregunto a Juan C.: «¿Ora usted siempre? ¿Se regocija en Dios en todo momento? ¿Da gracias en todo?¿En caso de pérdida? ¿En el dolor? ¿En la enfermedad, en el abatimiento, en las desilusiones? ¿Desea algo? ¿No teme a nada? ¿Siente el amor de Dios constantemente en su corazón? ¿Tiene un testimonio en todo lo que habla y hace que sea agradable a Dios?»

Si puede solemnemente y deliberadamente contestar afirmativamente, ¿por qué es que no me regocijo y alabo a Dios por esa persona? Quizás porque tengo una idea muy compleja de la santidad o de lo que es una persona santificada. Así es que por temor de que esa persona no pueda obtener todo lo que incluyo en esa idea, no puedo
regocijarme en lo que ya ha conseguido.

Después de haber declarado con frecuencia la misma cosa delante de muchos testigos, hoy el Sr. Williams escribió una solemne retractación de sus graves calumnias que había propagado por muchos meses concernientes a mi hermano y a mí. Esto lo terminó en estas palabras:

Aunque no dudo que ustedes me puedan perdonar, empero a duras penas me puedo perdonar yo mismo. He sido tan desagradecido y desobediente a la bondad de amigos, quienes, a través del poder de Dios,fueron mi socorro en todas mis tentaciones….
Suplico sus oraciones en mi favor para que Dios pueda restaurar, fortalecer, establecer y colocarme en la gracia para la cual he sido llamado…
Que el Señor pueda bendecirles a usted y a su querido hermano y que todos podamos permanecer unidos en compañerismo, es la oración de quien para el futuro espera ser
Su obediente hijo y siervo
En el nombre de Cristo,
Thomas Williams

La selección de los párrafos de los textos fueron elegidos teniendo en cuenta varios criterios (temática, extensión, contenido del mensaje, impacto en el lector, etc.) sin embargo no excluyen cierta cuota de arbitrariedad difícil de evitar, por lo cual pedimos disculpas por anticipado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s