Extracto de los Sermones de Juan Wesley

SERMONES | Año 2 N° 20

La lectura de sus Obras, Sermones, Cartas y su Diario, son parte de la herencia metodista un “evangelio integral” para nuestra edificación personal y comunitaria.

De su Sermón “El espíritu católico” [Parte 2] extraemos:

2 Reyes 10.15
Yéndose luego de allí se encontró con Jonadab, hijo
de Recab, y después que lo hubo saludado, le dijo: ¿Es tu
corazón recto como el mío es recto con el tuyo? Y Jonadab
dijo: Lo es. Pues que lo es, dame la mano. Y él le dio la
mano.

«¿Es recto tu corazón, como el mío es recto para con el tuyo?»

¿Pero qué es lo que realmente implica esta pregunta? No pregunto lo que aquí entendía Jehú, sino ¿qué debe entender por ello un seguidor de Cristo cuando la plantea a alguno de sus hermanos?
La primera cosa implicada es esta: ¿Es tu corazón recto para con Dios? ¿Crees tú en su ser, en sus perfecciones? ¿Su eternidad, inmensidad, sabiduría, poder; su justicia, misericordia y verdad? ¿Crees tú que él ahora sustenta todas las cosas con la palabra de su poder? ¿Y que él gobierna aun cada minuto, hasta el más perjudicial, para su propia gloria y para el bien de aquellos que le aman?
¿Tienes tú una evidencia divina, una convicción sobrenatural de las cosas de Dios? ¿Andas por fe, no por vista?
¿Mirando no a las cosas que son temporales, sino a las que son eternas?

¿Crees tú en el Señor Jesucristo, Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos? ¿Ha sido él revelado en tu alma? ¿Conoces a Jesucristo y a éste crucificado? ¿Mora él en ti y tú en él? ¿Está él formado en tu corazón por la fe? Habiendo descartado absolutamente tus propias buenas obras, tu propia justicia, ¿te has sujetado a la justicia de Dios, la cual es por medio de la fe en Jesucristo? ¿Has sido tú hallado en él, no teniendo tu propia justicia, sino la que es por la fe en Cristo? ¿Y estás tú, mediante él, peleando la buena batalla de la fe y echando mano de la vida eterna?

¿Es tu fe energouméne di agápes–llena de la energía del amor? ¿Amas tú a Dios? Yo no digo «sobre todas las cosas», porque es una expresión ambigua y ajena a las Escrituras, sino con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. ¿Buscas tú toda tu felicidad en él solamente? ¿Y encuentras aquello que buscas? ¿Tu alma continuamente magnifica al Señor, y tu espíritu se regocija en Dios tu Salvador? Habiendo aprendido a dar gracias en todo, ¿hallas que es suave y hermosa la alabanza? ¿Es Dios el centro de tu alma? ¿La suma de todos tus deseos? Por consiguiente, ¿estás haciendo tu tesoro en el cielo», y «tienes a todo por basura y desperdicio? ¿El amor de Dios ha expulsado al amor al mundo de tu alma? Entonces estás crucificado al mundo. Entonces, has muerto a todo lo de aquí abajo y tu vida está escondida con Cristo en Dios.

¿Estás ocupado en hacer no tu propia voluntad, sino la voluntad del que te envió? ¿La de aquel que te envió aquí abajo a peregrinar por un tiempo, a pasar unos pocos días en tierra extraña, hasta que habiendo acabado la obra que te ha encomendado hacer retornes a la casa de tu Padre? ¿Es tu comida y tu bebida hacer la voluntad de tu Padre que está en el cielo? ¿Es tu ojo puro en todas las cosas? ¿Siempre fijos en él»? ¿Siempre puestos los ojos en Jesús? ¿Le señalas a él en cualquier cosa que hagas? ¿En tus labores, en tus negocios, en tu conversación? ¿Teniendo como meta la gloria de Dios en todo? Y todo lo que haces, sea de palabra o de hecho, hazlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.

¿Te obliga el amor de Dios a servirle con temor? ¿Te alegras ante él con reverencia? ¿Tienes más temor en desagradar a Dios que a la muerte o al infierno?
¿No hay nada más terrible para ti que la idea de irritar los ojos de su majestad? ¿Sobre esta base aborreces todo camino de mentira, toda transgresión de su ley santa y perfecta? ¿Y por esto procuras tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres?

¿Es tu corazón recto hacia tu prójimo? ¿Amas a todo el género humano sin excepción como a ti mismo? Si amas sólo a los que te aman, ¿qué mérito tienes? ¿Amas a tus enemigos? ¿Está tu alma llena de buena voluntad, de tierno afecto hacia ellos? ¿Amas aun a los enemigos de Dios? ¿A los ingratos e impíos? ¿Suspiran tus entrañas por ellos? ¿Puede ser que desees ser tú mismo (temporeramente) maldito por causa de ellos? ¿Y mostrar esto bendiciendo a los que te maldicen y orando por los que te ultrajan y te persiguen?

¿Muestras tu amor mediante tus obras? ¿Mientras tienes tiempo y en cuanto tienes oportunidad, haces de hecho el bien a todos los hombres, vecinos o extranjeros, amigos o enemigos, buenos o malos? ¿Les haces todo el bien que puedes, esforzándote por suplir todas sus necesidades, ayudándoles tanto en cuerpo como en alma al máximo de tus fuerzas? Si este es tu sentir, diga cada cristiano (si por cierto lo deseas sinceramente y prosigues hasta que lo alcances) que entonces «tu corazón es recto, como el mío lo es para con el tuyo».

«Pues que lo es, dame la mano.» No quiero decir: «Sé de mi misma opinión». No es necesario. No lo espero ni lo deseo. Ni tampoco quiero decir: «Yo seré de tu misma opinión». No puedo. Ello no depende de mi elección.
Yo no puedo pensar como quiera más que lo que puedo oír o ver como quiero. Guarda tú tu opinión, yo mantendré la mía; y ello, más firmemente que nunca. No necesitas esforzarte para pasarte a mi posición, ni para llevarme a mí a la tuya. No quiero que disputes acerca de estos asuntos, ni oír ni hablar una palabra acerca de ellos. Que todas las opiniones se queden cada una de su lado. Solamente «dame la mano»…..°

La selección de los párrafos de los textos fueron elegidos teniendo en cuenta varios criterios (temática, extensión, contenido del mensaje, impacto en el lector, etc.) sin embargo no excluyen cierta cuota de arbitrariedad difícil de evitar, por lo cual pedimos disculpas por anticipado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s