Extracto de las Obras de Juan Wesley

OBRAS | Año 2 N° 22

La lectura de sus Obras, Sermones, Cartas y su Diario, son parte de la herencia metodista un “evangelio integral” para nuestra edificación personal y comunitaria.

De su Obra “A un contrabandista” extraemos:

«¿Qué es el contrabando?» Llamamos contrabando al ingreso y comercialización de mercaderías por las cuales no se paga a la Corona el impuesto correspondiente de acuerdo con lo que establece la ley.

1. El ingreso de mercaderías de contrabando se hace a través de embarcaciones que operan burlando la ley. La principal, si no la única, actividad comercial de estos barcos
consiste en ingresar productos sin pagar los impuestos que marca la ley.

2. La operación se concreta con la complicidad de todos los capitanes, oficiales, marineros y pasajeros que ingresan al país cualquier tipo de mercadería sin pagar el
impuesto correspondiente.

3. Un tercer grupo es el de los encargados de vender esa mercadería por la cual no se han pagado impuestos.

4. Y finalmente, el cuarto grupo está formado por quienes compran té, licor, manteles, ropa de cama, pañuelos, o cualquier otro producto por el cual no se ha pagado el debido impuesto.

«¿Por qué no habrían de hacerlo? ¿Qué hay de malo en ello?»

Mi respuesta es que el contrabando libre (tal como se lo practicaba hace algunos años en las costas del sur de Inglaterra) es comparable a los que asaltan en los caminos. Provoca el mismo daño una actividad como la otra.
Quien se dedica al contrabando no es más honesto que quien asalta en los caminos. Bien podrían darse la mano. El contrabando secreto es comparable a la actividad de los carteristas. Uno y otro causan el mismo daño.

Un contrabandista no es más honesto que un carterista. Ellos también podrían darse la mano.

Pero, en realidad, quienes practican el contrabando abiertamente son peores que quienes asaltan en los caminos, y los contrabandistas secretos son peores que los carteristas. Esto se explica porque no hay duda de que es peor robarle a nuestro padre que a alguien con quien no tenemos ninguna obligación. Y peor aún, mucho peor, robarle a un buen padre, que en verdad nos ama, y que permanentemente se esfuerza por darnos todo lo necesario y hacernos felices. Pues esto es exactamente lo que ocurre.
…….

Pero, además, tú eres cristiano, ¿no es verdad? Dices que crees en las enseñanzas de la Biblia. Pues entonces, a ti te digo, en nombre de Dios y en nombre de Cristo: «No hurtarás». No tomarás lo que no es tuyo, lo que por derecho pertenece a otra persona.

El Rey* tiene derecho a los impuestos que fija la ley así como tú tienes derecho al abrigo que llevas puesto. Es tan válido su derecho como el tuyo; el dinero de los impuestos le pertenece al Rey tanto como a ti tu vestimenta. Por consiguiente, si le quitas sus impuestos, eres tan ladrón como quien te roba tu abrigo.

Si crees en las enseñanzas de la Biblia, te repito las palabras que nuestro Salvador dijo a las personas de su tiempo: «Dad a César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios». Si en verdad te importan las enseñanzas de Jesús, debes preocuparte por honrar al Rey así como temes a Dios. Sé tan estricto para dar al Rey lo que es del Rey
como lo eres para dar a Dios lo que es de Dios. Por ningún motivo le robes ni le prives de algo, no importa cuán pequeño, que sea su legítima propiedad.
…..
Existe asimismo otra razón que justifica esta última afirmación. El contrabando es un robo que afecta a la totalidad de la nación: no le robas sólo al Rey sino a cada uno de los habitantes del reino. Cuanto menos dinero recauda la corona, más aumentan los impuestos. Y este aumento recae sobre todos nosotros; es una carga que soportamos todos los habitantes de esta nación. Por lo tanto, cada contrabandista es un «ladrón nacional» que roba del bolsillo del Rey y también del de todos sus compatriotas.

*Wesley era un férreo defensor de la corona inglesa. Hoy podemos reemplazar el término por “estado, sociedad, nación” y mantener el sentido de sus palabras [HD].

La selección de los párrafos de los textos fueron elegidos teniendo en cuenta varios criterios (temática, extensión, contenido del mensaje, impacto en el lector, etc.) sin embargo no excluyen cierta cuota de arbitrariedad difícil de evitar, por lo cual pedimos disculpas por anticipado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s