Extracto de las Cartas de Juan Wesley

CARTAS | Año 3 N°7

La lectura de sus Obras, Sermones, Cartas y su Diario, son parte de la herencia metodista un “evangelio integral” para nuestra edificación personal y comunitaria.

De su Carta al Editor del “Lloyd´s Evening Post” extraemos:

Windmill Hill, 18 de febrero de 1760.

Señor,

El domingo, 16 de diciembre, recibí un billete de banco por 20 libras esterlinas de un corresponsal anónimo, que quería que yo lo gastara como juzgara mejor, para el uso de los prisioneros pobres. Inmediatamente conseguí algunas personas de confianza para inquirir sobre las circunstancias de los confinados en las penitenciarías Whitechapel y New Prison.

Sabía que la primera tenía muy poca asignación de fondos aun para el pan, y la última ninguna. Preguntando, encontraron a una pobre mujer en la Whitechapel Prison, embarazada y careciendo de todo. Al mismo tiempo oí, por casualidad, de un pobre hombre que había estado confinado por nueve meses en el Poultry Compter, mientras su esposa y tres hijos (que antes había mantenido con su trabajo) casi se estaban muriendo de necesidad. Poco después, otra pobre mujer, quien con diligencia había ayudado a otros, fue encarcelada en la Whitechapel Prison.

El gasto de sacar libre a estos tres, y atender a algunas de sus necesidades básicas, ascendió a 10 libras esterlinas con 10 chelines. Gasté una libra esterlina con catorce chelines en medias y otra ropa, que se dieron a aquellos prisioneros cuya necesidad era más apremiante. Lo que sobró, 7 libras esterlinas con 16 chelines, lo gastamos en pan, que fue cuidadosamente distribuido tres veces a la semana. Estoy seguro, por lo tanto, de que el dinero completo se usó para la caridad verdadera.

¡Y cuánta más satisfacción noble tiene que resultar de esto para el benefactor generoso que la que podría recibir de un traje bordado o de un pedazo de armadura hecho de acuerdo a la última moda (aun suponiendo que no haya otro mundo, suponiendo que el ser humano muera como los animales mueren)! ¡Hombres de razón, juzguen!

Quedo de usted, señor,

Su siervo humilde

Juan Wesley

 

 

La selección de los párrafos de los textos fueron elegidos teniendo en cuenta varios criterios (temática, extensión, contenido del mensaje, impacto en el lector, etc.) sin embargo no excluyen cierta cuota de arbitrariedad difícil de evitar, por lo cual pedimos disculpas por anticipado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s