Extracto de las Cartas de Juan Wesley

La lectura de sus Obras, Sermones, Cartas y su Diario, son parte de la herencia metodista un “evangelio integral” para nuestra edificación personal y comunitaria.

 

De su Diario extraemos:

[Wesley en Irlanda del Norte]

 Miércoles 28 de abril 1762.

La lluvia ahuyentó a los oyentes curiosos, así que tuvimos pocos en la noche, pero almas sinceras. Después del sermón tuvimos un ágape. Fue un tiempo maravilloso. Dios hizo correr su espíritu con abundancia. Muchos fueron llenos de consolación, particularmente dos que habían venido de Lisburn (a veintitrés millas irlandesas)*, un reincidente exánime, el otro una joven de dieciséis años, quien había estado hacía algún tiempo algo convencida de pecado. Dios le restauró a la luz de su faz y le dio clara evidencia de su amor; y en verdad, en una manera tan poco común que pareció que su alma era toda amor. Uno de nuestros hermanos fue obligado abiertamente a declarar que creía que Dios había obrado este cambio en él. Confío que por falta de seriedad no tire el don que Dios le ha dado. En la mañana les dejé regocijándose y alabando a Dios y me fui a caballo a Monaghan.

Las conmociones en Munster habían ahora alarmado a toda Irlanda. Apenas nos habíamos apeado cuando algunas personas prudentes informaron al alcalde que tres hombres de apariencia extraña habían venido al Ejército del Rey. Así que el alcalde con sus oficiales llegaron sin demora para defender al norte de tan inminente peligro. Apenas había salido cuando me pidieron que regresara a la casa. El alcalde me hizo muchas preguntas y quizás el asunto se hubiera puesto serio de no haber tenido dos cartas conmigo que había recibido últimamente, una del Obispo de Londonderry**, la otra del Conde de Moira. Después de leerlas se excusó por las molestias causadas y me deseó un buen viaje.

Entre seis y siete prediqué en Cootehill y en la mañana continué viaje a Enniskillen, cuya situación es a la vez placentera y fuerte, ya que está rodeada por un río profundo y ancho. Más no tiene ninguna fortaleza, ni siquiera un viejo castillo. Los vecinos se jactan de no tener papistas en el pueblo.

Después de dar vueltas y vueltas a caballo llegamos en la noche a una casa solitaria llamada Carrickabwheehan.   Yacía en medio de horribles montañas y no contaba con apariencia prometedora. Sin embargo, nos pudo proporcionar maíz para nuestros caballos y papas para nosotros. Así preparamos una cordial cena, invitamos a orar a tantos como quisieron de la familia y a pesar de no tener seguros ni para nuestras puertas o nuestras ventanas, dormimos en paz.

 

 

*Wesley había estado en Dublin y ahora está en Newry. Lisburn está a aprox. a 47 Km. de Newry.

**El mismo obispo anglicano que había ordenado a Thomas Maxfield, un predicar laico itinerante, por pedido de Wesley.

La selección de los párrafos de los textos fueron elegidos teniendo en cuenta varios criterios (temática, extensión, contenido del mensaje, impacto en el lector, etc.) sin embargo no excluyen cierta cuota de arbitrariedad difícil de evitar, por lo cual pedimos disculpas por anticipado.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s