Extracto de las Cartas de Juan Wesley

CARTAS | Año 4 N°2

La lectura de sus Obras, Sermones, Cartas y su Diario, son parte de la herencia metodista un “evangelio integral” para nuestra edificación personal y comunitaria.

 

De su Carta a  “Ann Bolton”* extraemos:

Congleton, 25 de marzo de 1772.

Mi estimada hermana,

Mientras más pienso en lo que usted dijo en relación a ese vacío, más me inclino a pensar que esa amable mujer Betsy Johnson se ha encontrado con algunos de esos que se llaman «escritores místicos» los cuales abundan entre los católicos romanos. Esos están perpetuamente hablando de el «auto-despojo, la auto-inanición, la auto-destrucción», y así por el estilo Como decía un buen hombre, todas éstas son semejantes a «la auto-contradicción».

En verdad, nosotros reconocemos que uno debería esforzarse mucho en apartar el orgullo del ser humano. Muchas veces temo que usted vuelva a caer otra vez en el orgullo, y temo que yo mismo contribuya a que usted vuelva a caer en eso mientras le digo exactamente (como es mi costumbre) los pensamientos que surgen en mi corazón.

Mi Nancy, ¿no es esto doloroso para usted? Sea tan sincera conmigo como yo lo soy con usted. Y aunque nunca podremos ser demasiado modestos, y aunque nunca podremos humillarnos lo suficiente delante del Dios de amor; yo no puedo aprobar el enfatizar la debilidad del ser humano utilizando esas expresiones. Mi primera objeción hacia ellas es que no son bíblicas. Ahora, usted y yo somos fanáticos de la Biblia. Pensamos que el lenguaje bíblico es como la espada de Goliat, que «no hay otra igual».

Pero tales palabras también son peligrosas, porque como consecuencia podrían llevarnos a negar los dones de Dios. Y más aún a hacer de esta negación un mérito. Y esas expresiones podrían llevarnos a imaginar que le honramos a él, menospreciando lo que él ha hecho. Que no suceda esto con usted. Reconozca toda su obra mientras le dé a él toda la gloria.

Afectuosamente,

Juan Wesley

 

*Ann “Nancy” Bolton (1743-1822), era la hija mayor de un panadero de Witney.   [La ciudad de Witney está a 19 km. de Oxford]. Entra en las filas del movimiento metodista a los 19 años, y en 1777 era  líder de una Clase metodista. Wesley llegó a decir de ella “la hermana de mi elección” y “el patrón perfecto de feminidad“. En sus viajes Juan Wesley a menudo se quedaba en la casa de “Nancy” donde vivía con su hermano Edward. Ella era propensa a la mala salud y Wesley le dio muchos consejos espirituales y médicos. Se casó en 1792 –con 49 años- y falleció en Witney en 1822 siendo enterrada en el cementerio de la parroquia. Dejó en su testamento £ 100 para la causa metodista. [HD]

 

La selección de los párrafos de los textos fueron elegidos teniendo en cuenta varios criterios (temática, extensión, contenido del mensaje, impacto en el lector, etc.) sin embargo no excluyen cierta cuota de arbitrariedad difícil de evitar, por lo cual pedimos disculpas por anticipado.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s