Extracto de los Sermones de Juan Wesley

SERMONES | Año 4 N° 5

La lectura de sus Obras, Sermones, Cartas y su Diario, son parte de la herencia metodista un “evangelio integral” para nuestra edificación personal y comunitaria.

 

De su Sermón “El camino de la salvación según las Escrituras” extraemos:

Efesios 2.8

Sois salvos por medio de la fe

Nada puede ser más intrincado, complejo y difícil de entender que la religión, tal como a menudo ha sido descrita. Y esto es verdad no solamente en lo concerniente a la religión de los paganos, hasta de muchos de los más sabios de ellos, sino también en lo que concierne a la religión de quienes, en cierto sentido, eran cristianos; y hasta personas de renombre en el mundo cristiano, personas considerados como columnas del mismo. Sin embargo, ¡cuán fácil de ser comprendida, cuán sencilla y simple es la religión genuina de Jesucristo! Con la condición de que la tomemos en su forma original, tal como es descrita en los oráculos de Dios. Ella está perfectamente adaptada al débil entendimiento y a la estrecha capacidad del ser humano en su estado actual. ¡Cuán evidente es esto tanto con respecto al fin que propone como a los medios para alcanzarlo! El fin es, en una palabra, la salvación; el medio para alcanzarla, la fe.

Es fácilmente discernible que estas dos pequeñas palabras–quiero decir: fe y salvación–incluyen la substancia de toda la Biblia, algo así como la médula de todas las Escrituras. Por eso, mucho más hemos de tener todo el cuidado posible en evitar todo error al respecto, y de formarnos un juicio verdadero y exacto acerca de la una y la otra.

…..

¿Qué es la salvación?

La salvación de la cual aquí se habla no es lo que frecuentemente se entiende por esta palabra: ir al cielo, la felicidad eterna. No es que el alma vaya al paraíso, denominado «el seno de Abraham» por nuestro Señor.

No se trata de una bendición que se halla del otro lado de la muerte o, como decimos comúnmente, en el otro mundo Las mismas palabras del texto lo expresan de modo incuestionable: «Sois salvos». No se trata de algo a distancia: es algo presente, una bendición de la cual, mediante la misericordia gratuita de Dios, estás en posesión ahora.

Las palabras pueden traducirse con la misma corrección como: «Habéis sido salvados». De manera que la salvación de la cual aquí se habla puede extenderse a toda la obra de Dios, desde el primer alborear de la gracia en el alma hasta que es consumada en la gloria.

Justificación es otra palabra para perdón. Es el perdón de todos nuestros pecados y lo que está implícito en ello: nuestra aceptación por Dios. El precio mediante el cual esto ha sido obtenido para nosotros (comúnmente llamado la «causa meritoria» de nuestra justificación) es la sangre y la justicia de Cristo o, para expresarlo con un poco más de claridad, todo lo que Cristo ha hecho y padecido por nosotros hasta que derramó su vida por los transgresores.

Los efectos inmediatos de la justificación son: que tenemos la paz de Dios, la paz que sobrepasa todo entendimiento, y que nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios, con gozo inefable y glorioso.

 

La selección de los párrafos de los textos fueron elegidos teniendo en cuenta varios criterios (temática, extensión, contenido del mensaje, impacto en el lector, etc.) sin embargo no excluyen cierta cuota de arbitrariedad difícil de evitar, por lo cual pedimos disculpas por anticipado.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s