Extracto de los Sermones de Juan Wesley

SERMONES | Año 4 N° 6

La lectura de sus Obras, Sermones, Cartas y su Diario, son parte de la herencia metodista un “evangelio integral” para nuestra edificación personal y comunitaria.

 

 

De su Sermón “Afligidos en diversas pruebas” extraemos:

1 Pedro 1:6

Ahora por un poco de tiempo, si es necesario, serán

afligidos en diversas pruebas.

“En mi predicación anterior* me referí específicamente a la oscuridad interior que con frecuencia vemos en personas que alguna vez caminaron sostenidas por la luz de Dios. En estrecha relación con esto encontramos la aflicción del alma, que es aun más frecuente, incluso entre los creyentes. Es en verdad algo que, en mayor o menor medida, todos los hijos de Dios experimentan. Mas el parecido entre un estado y otro es tan grande que con frecuencia se los confunde. Decimos indistintamente «tal persona está en tinieblas», o «tal persona está en aflicción», como si fuesen términos equivalentes y cada uno de ellos implicase exactamente lo mismo que el otro. Nada más lejos de la verdad. Una cosa es estar en tinieblas, y muy otra estar en aflicción. Existe una enorme diferencia, una diferencia sustancial, entre ambas. Y esta diferencia es algo que todo hijo de Dios debe preocuparse por conocer en profundidad. De otro modo, muy fácilmente pueden pasar de la aflicción a las tinieblas.

…..

En primer lugar, espero poder mostrar quiénes eran las personas a las cuales el Apóstol dijo: «serán afligidos». Ante todo es indiscutible que todos eran creyentes en el tiempo en que el Apóstol les escribió. Así lo expresa claramente el versículo cinco: «vosotros que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación.»

 En el versículo siete, otra vez se refiere a «la prueba de su fe, mucho más preciosa que el oro que es perecedero». Y una vez más, en el versículo nueve, habla acerca de «obtener el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas». Por lo tanto, estaban «en aflicción» al mismo tiempo que poseían una fe viva. Su aflicción no había destruido su fe; se sostuvieron como viendo al Invisible (He.11,27).

Su aflicción tampoco logró destruir su paz, esa paz que sobrepasa todo entendimiento (Fil.4,7), y que es inseparable de una fe viva y verdadera. Esto se deduce fácilmente de la oración del Apóstol en el versículo segundo, donde no pide que ellos reciban «gracia y paz», sino que estas «sean multiplicadas». Es decir, que la bendición que ya disfrutaban se derramase más abundantemente sobre ellos.

Las personas a quienes el Apóstol se dirige en esta oportunidad también poseían una esperanza viva. Así se desprende del versículo tres: «Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer», a mí y a ustedes, a todos los que hemos sido santificados por el Espíritu y rociados con la sangre de Jesucristo, para una esperanza viva, para una herencia, es decir, para la esperanza viva de una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible (1Pe.1,2-4).

De modo que, a pesar de su aflicción, ellos aún poseían una esperanza llena de inmortalidad.**

 

*Juan Wesley se refiere a “La condición de desierto”.
**Cita el libro deuterocanónico Sabiduría capítulo 3, versículo 4.
La selección de los párrafos de los textos fueron elegidos teniendo en cuenta varios criterios (temática, extensión, contenido del mensaje, impacto en el lector, etc.) sin embargo no excluyen cierta cuota de arbitrariedad difícil de evitar, por lo cual pedimos disculpas por anticipado.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s