Unamunianas | 11

Unamuno y la lucha entre la fe y la razón.

De Aquí y de Allí

“Pero, ¡ay!, que lo que no conseguimos; la razón ataca, y la fe, que no se siente en ella segura, tiene que pactar con ella. Y de aquí vienen las trágicas contradicciones y las desgarraduras de conciencia. Necesitamos, seguridad, certeza, señales, y se va a los ‘motiva credibilitatis´, a los motivos de credibilidad, para fundar el ‘rationale obsequium’, y aunque la fe precede a la razón, ‘fides praecedit rationem’, según San Agustín, es te mismo doctor y obispo quería ir por la fe a la inteligencia, ‘per fidem ad intellectum’, y creer para entender, ‘credo ut intelligan’.”

 

“DEL SENTIMIENTO  TRÁGICO DE LA VIDA

Ver la entrada original

Anuncios

Extracto de las Cartas de Juan Wesley

Juan Wesley y una carta pastoral con consejos para la vida en la iglesia y la vida cotidiana.

metowesleyano

CARTAS | Año 4 N° 8

La lectura de sus Obras, Sermones, Cartas y su Diario, son parte de la herencia metodista un “evangelio integral” para nuestra edificación personal y comunitaria.

 

De su Carta a  “Miss March”* extraemos:

Londres, 7 de febrero de 1776.

“He encontrado algunas de las personas pobres y sin educación que tienen gustos y sentimientos exquisitos; y muchos, pero muchos, ricos que casi no tienen ningunas de estas cualidades. Pero no quiero hablar de esto: Quiero que usted hable más, mucho más, con la gente más pobre, quienes, si no tienen gustos, tienen almas, que usted podría guiar en su camino al cielo. Y ellas tienen (muchas de ellas) fe y el amor de Dios en una medida mayor que ningunas otras personas que yo conozco. Incorpórese poco a poco entre ellas a pesar de la suciedad y de un centenar de circunstancias…

Ver la entrada original 457 palabras más

Extracto de las Cartas de Juan Wesley

CARTAS | Año 4 N° 8

La lectura de sus Obras, Sermones, Cartas y su Diario, son parte de la herencia metodista un “evangelio integral” para nuestra edificación personal y comunitaria.

 

De su Carta a  “Miss March”* extraemos:

Londres, 7 de febrero de 1776.

“He encontrado algunas de las personas pobres y sin educación que tienen gustos y sentimientos exquisitos; y muchos, pero muchos, ricos que casi no tienen ningunas de estas cualidades. Pero no quiero hablar de esto: Quiero que usted hable más, mucho más, con la gente más pobre, quienes, si no tienen gustos, tienen almas, que usted podría guiar en su camino al cielo. Y ellas tienen (muchas de ellas) fe y el amor de Dios en una medida mayor que ningunas otras personas que yo conozco. Incorpórese poco a poco entre ellas a pesar de la suciedad y de un centenar de circunstancias desagradables, dejando atrás los prejuicios de su clase. No se limite a hablar solamente con personas corteses y elegantes. Esto es lo que a mí me gustaría hacer igual que a usted; pero no puedo encontrar un precedente para esto en la vida de nuestro Señor o ninguno de sus apóstoles. Mi estimada amiga, que usted y yo caminemos como él caminó.

Ahora entiendo lo que usted ha dicho en relación a los Perronet; pero me temo que en esto usted ha sido demasiado susceptible. Es cierto que su predicación está acompañada con el poder de Dios dirigido hacia el corazón de muchos; ¿y por qué no al suyo? ¿No se debe a una falta de sencillez?

«¿Va usted a escuchar al Sr. Wesley?» dijo un amigo al Sr. Blackwell. «No», contestó él, «voy a escuchar a Dios: le escucho a él, no importa quién predique; de lo contrario pierdo todo mi esfuerzo.» «Usted no estaría satisfecho sino convirtiendo mundos enteros. Pero cortará leña, o cargará ladrillos y mortero; y cuando usted haga esto en obediencia según la disposición de la Providencia, será de más provecho para su propia alma que cualquier otra disposición.» Puede que usted recuerde el otro comentario que hizo el Sr. Renty: «Entonces vi que un cristiano bien instruido en la fe nunca se deja detener por ninguna persona o cosa. Porque cualquier cosa que prevenga que él haga buenas obras le da una nueva oportunidad de someter su voluntad a la voluntad de Dios; que en ese momento es más agradable a Dios y más beneficioso para su alma que cualquier otra cosa que él pudiera hacer.»

Nunca deje que sus gastos excedan sus ingresos. A los sirvientes yo les pagaría tanto como otros pagan por el mismo servicio y nada más. Es imposible establecer reglas generales en cuanto a lo que quiere decir «ahorrar todo lo que podamos» y «dar todo lo que podamos». Parece que en esto debemos dejarnos dirigir de tiempo en tiempo por la unción del Santo. Los espíritus malignos indudablemente tienen abundante trabajo que hacer en un mundo maligno; frecuentemente en conjunto con personas malas, y frecuentemente sin ellas.

Juan Wesley

 

*La hermana March, era una persona con buena educación y posición social, que trabajó con dedicación dentro del movimiento metodista.
**En su sermón “El uso de dinero” afirmó: “Después de ganar todo lo que puedas y, segundo, ahorrar todo lo que puedas, entonces, da todo lo que puedas”.

 

  

La selección de los párrafos de los textos fueron elegidos teniendo en cuenta varios criterios (temática, extensión, contenido del mensaje, impacto en el lector, etc.) sin embargo no excluyen cierta cuota de arbitrariedad difícil de evitar, por lo cual pedimos disculpas por anticipado.

 

Poemario | 7

“Cuando yo era Niño” de Antonio Machado.

De Aquí y de Allí

Ah, cuando yo era niño

soñaba con los héroes de la Ilíada!

Áyax más fuerte que Diomedes,

Héctor, más fuerte que Áyax,

y Aquiles el más fuerte…porque era

el más fuerte…¡Inocencias de la Infancia!

¡Ah, cuando yo era niño

soñaba con los héroes de la Ilíada!

Cuando yo era nino
Antonio Machado (1875-1939)

Ver la entrada original