Unamunianas | 15

Origen: Unamunianas | 15

Anuncios

Perlas Wesleyanas | 33

Juan Wesley predica sobre “Despiértate, tú que duermes”…

Historia del Metodismo

Juan Wesley en sus Sermones, en sus Obras escritas, en su Diario personal y en la correspondencia de sus Cartas, nos dejó pequeñas joyas, perlas que es un disfrute recordar.

Hoy traemos a la memoria este texto:

“Por tanto, «Despiértate, tú que duermes, y levántate de los muertos». El Señor te está llamando por mi boca y te exhorta a conocerte a ti mismo, espíritu caído; a conocer tu verdadero estado y condición. ¿Qué tienes,dormilón? Levántate, y clama a tu Dios; quizá él tendrá compasión de ti, y no perecerás. Una gran tempestad se levanta en tu derredor, y te estás hundiendo en las profundidades de la perdición, en el océano de los juicios divinos. Si quieres escapar de esos juicios, arrójate a ellos.

Júzgate a ti mismo, para que el Señor no te juzgue.

¡Despierta! ¡Despierta! Levántate ahora mismo,no sea que bebas de la mano del Señor…

Ver la entrada original 74 palabras más

Extracto de los Diarios de Juan Wesley

Juan Wesley en Macclesfield…una santa cena con más de mil trescientas personas..

metowesleyano

DIARIO | Año 4 N° 10

La lectura de sus Obras, Sermones, Cartas y su Diario, son parte de la herencia metodista un “evangelio integral” para nuestra edificación personal y comunitaria.

De su Diario extraemos:

Viernes Santo, 29 de marzo de 1782.

Llegué a Macclesfield* con el tiempo preciso para ayudar al Sr. Simpson** en el trabajoso servicio del día. Prediqué por él en la mañana y en la tarde y administramos los sacramentos como a mil trescientas personas.

Mientras los administrábamos, oí un sonido bajo, suave y solemne, exactamente como el de un arpa eolia. Esta armonía continuó por cinco o seis minutos y conmovió a muchos al extremo de no poder contener las lágrimas.

Este sonido entonces gradualmente desapareció. ¡Es extraño que ningún otro organista (que yo sepa) haya pensado en algo así!

En la noche, prediqué en nuestro salón***. Aquí hubo aquella armonía a la que el…

Ver la entrada original 127 palabras más