Poemario | 12

Origen: Poemario | 12

Anuncios

Extracto de las Obras de Juan Wesley

Juan Wesley reflexiona sobre “el gusto”.

metowesleyano

OBRAS | Año 4 N° 10

La lectura de sus Obras, Sermones, Cartas y su Diario, son parte de la herencia metodista un “evangelio integral” para nuestra edificación personal y comunitaria.

De su Obra  «Pensamientos sobre el gusto extraemos:

 Pero, ¿hay algún libro mejor sobre el tema a tratar? No que yo sepa. Al menos, yo no lo he visto, aunque hay algunos ingeniosos pensamientos del Sr. Addison sobre el asunto en El Espectador. Muy relacionado con este asunto es su magnífico Ensayo sobre los placeres de la imaginación. Pero «gusto» es una palabra más extensa.

No se relaciona únicamente con la imaginación. Puede que sea muy difícil comprender el preciso significado de la palabra, porque hay muy pocos sinónimos de ella. Yo no recuerdo ninguno ni en griego ni en latín y tampoco en inglés. Sí tenemos algunos que generalmente se supone que son equivalentes cercanos…

Ver la entrada original 535 palabras más

Extracto de las Obras de Juan Wesley

 

OBRAS | Año 4 N° 10

La lectura de sus Obras, Sermones, Cartas y su Diario, son parte de la herencia metodista un “evangelio integral” para nuestra edificación personal y comunitaria.

 

De su Obra  «Pensamientos sobre el gusto extraemos:

 Pero, ¿hay algún libro mejor sobre el tema a tratar? No que yo sepa. Al menos, yo no lo he visto, aunque hay algunos ingeniosos pensamientos del Sr. Addison sobre el asunto en El Espectador. Muy relacionado con este asunto es su magnífico Ensayo sobre los placeres de la imaginación. Pero «gusto» es una palabra más extensa.

No se relaciona únicamente con la imaginación. Puede que sea muy difícil comprender el preciso significado de la palabra, porque hay muy pocos sinónimos de ella. Yo no recuerdo ninguno ni en griego ni en latín y tampoco en inglés. Sí tenemos algunos que generalmente se supone que son equivalentes cercanos de la palabra. Así, una persona de gusto es casi lo mismo que una persona de genio, con sentido o de juicio, pero ninguno de éstos significa exactamente la misma cosa.

….

Entonces, ¿qué es el gusto, en el significado general de la palabra? Ciertamente es una facultad de la mente, como lo es también el sentido del gusto en la boca.

Con el sentido externo saboreamos varias comidas y distinguimos unas de otras. Por medio del interno, saboreamos y distinguimos unas de otras, varias comidas que se ofrecen a la mente. El sentido del gusto es, entonces, el sentido interno que prueba y distingue su propio objeto. Por probar quiero decir que percibe con placer; porque en la común acepción de la palabra no se nos dice que tenemos un gusto para lo desagradable, sino únicamente para los objetos que satisfacen.

Algunos de éstos son objetos del entendimiento, tales como las verdades especulativas, especialmente las de naturaleza metafísica o matemática. Por eso decimos, que alguien tiene gusto por la metafísica, que es algo más que decir que puede emitir juicios sobre esa disciplina. Quiere decir, más allá y sobre todo, que tiene un gusto especial por ella y que encuentra placer en su estudio. Cuando decimos que alguien tiene gusto por las matemáticas, queremos decir no únicamente que las comprende, sino que encuentra placer en ellas.

Otra forma de gusto es el que tiene que ver con los objetos que satisfacen a la imaginación. Así, acostumbramos decir que alguien tiene gusto por la grandeza, la novedad o la belleza, queriendo decir que encuentra placer en lo imponente, lo nuevo o la hermosura de los objetos, ya sean estos así por obra de la naturaleza o por medio del arte. De éstos hay una variedad infinita. Quiero decir, en los diferentes gustos del ser humano.

Algunos tienen gusto por lo grandioso, otros por la belleza. Algunos, también, tienen gusto por cierta clase de belleza y otros por otra. Algunos tienen gusto por la hermosura de la naturaleza, otros por el arte. El primero por las flores, los prados, los campos o los bosques. El último por la pintura o la poesía. Pero algunos tienen gusto por ambos.

Pero, de la misma manera, ¿hay un cierto sentido interno por medio del cual gustamos la felicidad de nuestros semejantes sin reflejarla en nuestros propios intereses o sin referirla a nosotros mismos, por medio de la cual tenemos parte en lo que pertenece a otros y nos gozamos con los que se gozan? Ciertamente todavía hay algo en la mente humana, en muchas si no en todas (ya sea por naturaleza o por un principio más elevado), que nos hace interesarnos en el bienestar, no únicamente de nuestras familias, amigos y vecinos, sino de quienes se encuentran a una gran distancia de nosotros, ya sea en el tiempo o en el espacio. Las mentes más generosas tienen este gusto por la felicidad humana.

 

 

 La selección de los párrafos de los textos fueron elegidos teniendo en cuenta varios criterios (temática, extensión, contenido del mensaje, impacto en el lector, etc.) sin embargo no excluyen cierta cuota de arbitrariedad difícil de evitar, por lo cual pedimos disculpas por anticipado.